Alimentación, Tu mejor versión
Deja un comentario

¡Verduras! Porque sí consumirlas

Por Debbie Molina

Si aún dudas o te cuesta trabajo consumir verduras en tu alimentación diaria, deberías considerar estos beneficios. Tu salud, tu estado de ánimo y hasta tu piel y pelo te lo agradecerán.

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com
  1. Aportan grandes beneficios a la salud por su alto contenido en vitaminas, minerales, antioxidantes (ayudan a retrasar el envejecimiento celular) y fibra. Su consumo regular –la Organización Mundial de la Salud recomienda, al menos, ingerir 400 g (cinco porciones) de frutas y hortalizas al día, excepto papas, batatas, mandioca y otros tubérculos feculentos, aunque nuevas investigaciones han empezado a sugerir que 10 porciones al día ayudarían muchísimo más a la salud–, reduce el riesgo de sufrir derrames cerebrales, enfermedades cardíacas, presión alta, diabetes, ciertos tipos de cánceres y controlas el colesterol. 
  2. Te ayudan a hidratarte, ya que aportan agua al cuerpo (algunas más que otras, como la lechuga o el pepino).
  3.  Contribuyen al control del peso, porque ayudan a saciar el apetito de forma eficaz, por lo que te llenaras más rápido si las consumes en todas tus comidas.

Consúmelas siempre frescas, de preferencia cosechadas en tu localidad y de temporada.

Los poderosos vegetales verdes

Las verduras de hoja verde deben su color a la presencia de clorofila y tienen un gran valor alimentario por su riqueza en vitaminas (especialmente A, C, complejo B, E y K) y minerales como calcio, hierro, magnesio, potasio y fibra y aportan muy pocas calorías.

En tu próxima visita al mercado, surte tu despensa con espinacas, acelgas, quintoniles, pápalo, huauzontle, berros, brócoli, pimiento verde, alcachofas, espárragos, col de Bruselas, ejotes, col verde, apio, chayote, calabaza verde, perejil, cilantro, epazote, puerro, cebollines, entre muchas otras.

Las verduras nos ayudan a llevar una dieta equilibrada y un estilo de vida más saludable.

Algunos tips para aumentar su consumo

  • Busca siempre incluirlas en comidas y cenas como primer plato o guarnición.
  • Considéralas como la opción para «picar» entre comidas: palitos de apio, tomates cherry, un jugo o batido de verduras, zanahoria rayada, etc,
  • Elige guarniciones de verdura en lugar de papas, por ejemplo.

¿Sin tiempo para cocinar tus verduras? De vez en cuando podrías hacerte un jugo verde.

  • 2 tazas de espinacas
  • 1 ramo grande de perejil
  • 1 manzanas verdes orgánicas
  • 1 zanahoria
  • 2 tallos de apio
  • 1 pedazo de 2 pulgadas de jengibre fresco
  • 1 pepino con cáscara

Procedimiento: Coloca todo en una procesadora, muele y bébelo inmediatamente para aprovechar la riqueza de los nutrientes, sin que estos se oxiden.

*Agradecemos a la nutrióloga Vanessa Hernández Rosiles, por la información proporcionada.


5 recetas con todo el poder de los antioxidantes

Con estas recetas de Mapuland tendrás un amor a primera vista, no solo por su colorido y sabor, sino por lo nutritivas que son. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s